Buscar
  • Stone Eagle Capital

Desendéudate por el bienestar de tu bolsillo


En esta segunda etapa, nos vamos a concentrar en las deudas, y estas deben ser de 2 tipos:

  • De Consumo: tarjetas de crédito y créditos de consumo, sobregiros, etc.

  • De Medios: hipotecarios y vehículos

Primero profundicemos en su crédito hipotecario, ¿sabe cuáles son sus costos no retornables? Para esto debe averiguar lo siguiente:

  • ¿Qué parte de su inmueble le pertenece? Es decir, el valor comercial menos el valor de la deuda. Si su inmueble vale $500.000 y usted debe $400.000, entonces su patrimonio es de $100.000

  • ¿Cuánto es el impuesto predial? (Digamos para el ejemplo 0.3%)

  • ¿Los costos de mantenimiento? (Normalmente son de 1%)

  • ¿La tasa de interés de su crédito? (Digamos para el ejemplo 5%)

Entonces con esta información, se puede concluir lo siguiente:

  • El costo de mi patrimonio es 6.500 (esta cantidad la recibiría anualmente si tuviese invertidos mis 100.000 en un activo financiero que pagara el 6,5% al año (este es el promedio de la bolsa de valores en los últimos 50 años).

  • Mis impuestos 1.500

  • Mantenimiento 5.000 (recuerde que si viviera en alquiler, el dueño de su casa se encargaría de esto).

  • Tasa de interes 20.000

Entonces ya sabe que sus costos no retornables son: 33.000 al año, 2.750 mensuales.

Guardemos esta información por el momento, recuerde que la meta de este ejercicio es su libertad financiera.

Ahora hablemos de su crédito de vehículo; Si usted tiene un crédito de vehículo por favor cancele inmediatamente este es el tipo de crédito más absurdo que existe, si tiene vehículo propio sin deuda vendalo inmediatamente y use este dinero para pagar sus créditos de consumo.

Si necesita un vehículo, rentelo. En todas partes del mundo existen figuras de leasing de vehículos, en mi país incluye hasta el lavado mensual, usted solo paga la gasolina y el arriendo mensual, muchos de ustedes dirán “pero es mejor el crédito pues voy pagando y algún día será mío” esto es equivalente a depositar mensualmente en su cuenta de ahorro, pero en lugar que el banco le reconozca unos intereses, usted le paga intereses al banco. Sí, así como suena completamente absurdo. Todo esto pasa por que los vehículos se desvalorizan y se deprecian, entonces es invertir mi dinero en un activo que cada vez vale menos y como es un crédito además pago intereses.

Si necesito vehiculo o me gusta por comodidad, piense que este solo está cumpliendo el servicio de transportarlo, así que lo debe tomar como un gasto, hágase la siguiente pregunta ¿Cuánto estoy dispuesto a pagar por mi transporte? (En mi caso personal por ejemplo me sale mucho más barato el UBER). Pero la conclusión es: ‘’nunca debo ser dueño de un vehículo y mucho menos tener crédito sobre él’’. Solamente en estas excepciones el análisis es distinto:

  • El vehiculo es mi medio de trabajo: un camión, un taxi, etc.

  • Colecciono carros: probablemente si usted es coleccionista de deportivos clásicos de los años 60, no está leyendo este artículo.

Sigamos entonces con sus deudas de consumo, es posible que tenga varias tarjetas y créditos diferentes y que pague unos con otros, esto es muy grave y tiene que pararlo ya.

Primero: no haga ningún cargo más a sus tarjetas ni a sus créditos.

Segundo: revise si es posible unificar todas sus deudas en un solo pago, hay sistemas de compra de cartera o al menos un solo pago fijo por banco, o busque (con precaución) compañías que se especializan en negociar con los bancos, revise sus posibilidades pero recuerde que es indispensable terminar con “La gimnasia bancaria” esta es muy costosa, muy estresante y sobre todo nunca termina bien.

Puede ser que al principio los bancos no quieran negociar, pues usted es su gran negocio. Si le pasa esto, le voy a dar un consejo no muy ortodoxo. No les pague y no se deje intimidar por las llamadas de los cobradores, tres o cuatro meses más tarde cuando ya tenga sus finanzas organizadas, podrá negociar con ellos con el sartén por el mango. Si va a tomar este camino, tenga en cuenta lo siguiente:

  • Revise el riesgo que tiene de que le embarguen su patrimonio o el de su familia, puede ser que tenga a su nombre una propiedad familiar, o unas acciones (si tiene vehículo ya lo debió haber vendido hace 3 párrafos).

  • Revise con sus jefes si el hecho de que embarguen parte de su salario tiene implicaciones laborales, y sea muy transparente con la situación. Recuerde que la meta es su libertad financiera.

  • Tenga en cuenta que lo van a llamar y molestar mucho, no se deje intimidar pues si estos cobradores tuviesen forma de hacerle algo que representara dinero para ellos, lo harían sin llamarlo. Recuerde, el trabajo de ellos es asustarlo para recuperar cualquier cosa.

  • Recuerde que este es el último recurso lo ideal es pagar sus deudas sin consecuencias en sus calificaciones de buen pagador.

No se pierda la siguiente entrada, vamos a seguir organizando nuestras cuentas y el camino a nuestra libertad financiera.

30 vistas

©2020 por Inversión Inteligente. Creada con Wix.com